Mensaje de error

Notice: Undefined index: text_processing en _text_sanitize() (línea 321 de /wwwdata/webpregra/www/modules/field/modules/text/text.module).

Ingeniería en Recursos Naturales y Agropecuarios

  • Alumnos que han realizado movilidad: 

    Zizania Litsea Santana Velasco - Universidad de los Llanos, Colombia.

    Luz Mariana Nava Gómez - Universidad Nacional Agraria La Molina, Perú.
     
    Valeria Miranda Román - Universidad de Lleida, España.
     
    Jesús Carlo Cuevas González - Universidad de Lleida, España.
     
    Alina Fernanda Martínez Gurrola - Universidad Autónoma de Madrid, España.
     
    Enya Roseli Enríquez Brambila - Universidad de Lakehead, Canadá
     
    Gloria Leticia Aguirre - Facultad de Ciencias Agrarias, Colombia.
     
    Isla Herrera - Facultad de Ciencias Agrarias, Colombia.
     
    Diego Adolfo Zamora – Universidad de Barcelona, España.
     
    Pedro Eduardo Quiñones Álvarez - Universidad Estatal de Sonora, México.
     
    Larissa Gómez Villaseñor - Pronatura Sur A.C., San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México.
     
    Brenda Karina Reyes Presa -  Dirección de Desarrollo Rural y Medio Ambiente A.C., San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México.
     
    Lizbeth Zarate Cuevas -  Dirección de Desarrollo Rural y Medio Ambiente A.C., San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México.

    Experiencias de alumnos que han realizado movilidad: 

    -Mi nombre es Zizania Litsea Santana Velasco, soy estudiante de IRNA (Ingeniería en Recursos Naturales) del  CU COSTA SUR (Centro Universitario de la Costa Sur). El semestre pasado tuve la oportunidad de realizar una estancia académica fuera del país. Con apoyo de la Universidad de Guadalajara se me otorgaron dos becas que me hicieron posible viajar hasta la ciudad de Villavicencio, Meta en Colombia. Ésta experiencia ha sido para mí una de las más enriquecedoras e importantes en mi formación personal y académica. Villavicencio está situado en la boca de los Llanos Orientales Colombianos, en ésta región se encuentra la cuenca del río Orinoco, uno de los ríos más importantes de América del Sur. La diversidad de vida se expresa en su totalidad en éste país y sobre todo en ésta región dónde la Universidad de los Llanos me abre sus puertas para comprobarlo, basta tan solo con recorrer el campus para darse cuenta, densas comunidades de plantas por doquier, aves… ¡MUCHAS! periquitos, azulejos, guacamayas, carpinteros, reinitas, momotus, los pequeños y adorables monos titis y el ruidoso mono Calliseus ornatus que sólo habita en los bosques remanentes del campus de la universidad. No por nada Colombia es el segundo país con mayor diversidad de especies y primero en aves. También tuve la fortuna de conocer diferentes ecosistemas, y uno de los que más llamó mi atención fue el Páramo húmedo del Parque Nacional Natural Chingaza, los paisajes llenos de “frailejones” del género Espeletia, llamados así por su forma parecida a la de un fraile en la niebla. Más allá de disfrutar la diversidad natural de éste país, pude disfrutar y aprender de la diversidad cultural y gastronómica, el baile tradicional joropo, las ricas arepas de choclo, el patacón con queso, la lechona, la mazamorra, la hayacas, entre muchas otras cosas ricas.
    En fin, me es complicado expresar en palabras lo mucho que me dio está gran experiencia, mi conciencia del mundo creció y la percepción que tenía de México cambió, estoy enormemente agradecida con todos lo que me apoyaron en hacer éste viaje, especialmente a mi papá, y si por mi fuera haría que todos los estudiantes aprovecharan esta oportunidad que brinda la Universidad de Guadalajara, aunque salir de la zona de confort puede ser complicado, el esfuerzo vale la pena exponencialmente y es necesario para nuestro crecimiento personal y académico.
     
    -Yo soy Valeria Miranda Román y en el año 2014 tuve la fortuna de realizar una estancia académica de un año completo en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agraria (ETSEA) de la Universidad de Lleida, en España.
    Esta experiencia ha sido una de las mejores de mi vida escolar y me cambió la vida. Desde el momento en que llegue al aeropuerto de Barcelona, donde tuve que tomar un tren para llegar a Lleida, me quería comer al mundo. Fueron demasiadas experiencias las que viví en ese año. Conocí muchas culturas, probé comida distinta, realicé bellísimos viajes dentro de ese país y alrededor de algunos otros (Holanda, Francia, Italia, Alemania, África, Reino Unido), estudié en una Universidad que me brindo nuevos conocimientos y mejoró mi formación profesional, e hice amigos increíbles con ideologías peculiares. Al finalizar mi intercambio, pude concluir que para un estudiante, tener la oportunidad de estudiar en otra parte del mundo representa, más que crecimiento profesional, un crecimiento humano. Yo regresé de Europa deseando que, salir por lo menos una vez fuera de su país representara una obligación para cada estudiante de cualquier carrera y de cualquier lugar. Deseo compartir con ustedes que desde que inicié la carrera mi sueño de estudiar en otra parte del mundo se convirtió en mi objetivo y con mucho esfuerzo diario, apoyo de profesores y familiares, y amor por mis estudios lo logre cumplir. Invito a todos a que también lo hagan. No se arrepentirán.
     
    -Mi nombre es Isla Anaís Herrera Palacios y participe en un programa de movilidad en el año 2015 cuando cursaba el sexto semestre de la carrera, el país que elegí fue Colombia y estuve residiendo en Medellín una ciudad cálida y hermosa, el vivir esta experiencia se presentó en un momento adecuado donde ya existía un interés más amplio de la infinidad de temas relacionados con la Ingeniería en Recursos Naturales y Agropecuarios  (IRNA).
    Realizar movilidad resultó una oportunidad para fortalecer aspectos académicos con una carrera, que si bien es cierto debe tener similitud con IRNA, también es cierto que las características sobre aspectos de mayor penetración social y aprovechamiento efectivo de los recursos naturales permitan compartir estos conocimientos y fortalecerlos.
    Esta vivencia ayudo a desarrollar y ampliar aún más mi saber y entendimiento correspondientes al entorno de la conservación, manejo y restauración de los recursos naturales.
    Mi intercambio finalizó con la pertenencia de una gran recopilación de vivencias y aprendizaje tanto en el ámbito académico como en el cultural y fortaleció mi convicción saber que  los conocimientos adquiridos tienen una facilidad de aplicación en un sinfín de organismos. La amplitud geográfica de límites y fronteras, el enfrentarse a un lugar nuevo, personas nuevas y una cultura totalmente distinta a la mía me hizo valorar y adquirir experiencia para practicar ser un profesional sensible, técnico diestro, ambientalista consiente y sobre todo éticamente riguroso.